jueves, 24 de noviembre de 2016

¿Realmente favorece el Black Friday para comprar?

Posiblemente estés ansioso al saber se viene el “Black Friday”. El día de ofertas que dio inicio en Estados Unidos en 1923, siendo el día en que oficialmente se daba la apertura a las compras navideñas, luego de celebrar el día de Acción de Gracias. Y como todo lo que da inicio allá repercute en nuestro país, hoy en día también se llega ese día en que las tiendas no dan abasto en sus ventas. 

Lo cierto es que estamos pudiendo comprobar que lo que era un día de ofertas se ha convertido en un fin de semana de ventas o en algunos casos en una semana o más, aunque a pesar de ello esperamos que el viernes sea el día con las ofertas más gloriosas.

Por ello para muchas personas puede parecerles el Black Friday un buen momento para hacer compras. Las tiendas nos inundan con sus ofertas y descuentos, que como todos sabemos en muchas ocasiones no son del todo honestas, comparando el precio de la oferta con un supuesto precio anterior que no era precisamente el del día anterior.

Las semanas anteriores a la navidad son fechas de centros comerciales llenos y retrasos en los envíos de tiendas online por el trabajo arduo que tienen las distintas empresas de mensajería. Y como las ventas están más que aseguradas, las rebajas durante ese periodo suelen ser escasas, viniendo generalmente después del Día de Reyes.

Por esa simple razón, en el Black Friday es más que probable encontrar descuentos que por lo menos hasta pasado el rally de compras navideñas no podamos encontrar. Pero recuerda que todo es bueno sin llegar a los excesos, piensa antes de comprar. Porque luego podrías lamentarte

Consejo sano: planificar la compra

Cuando llegan rebajas de cualquier tipo: planificar la compra es la ley de oro. En nuestro caso podemos tener una lista cerrada de electrodomésticos o dispositivos que queremos comprar, por ello te recomendamos fijar un precio máximo que estés dispuestos a gastarnos, siempre teniendo en cuenta que se nos puede poner cosas que usualmente no tengamos establecidos en nuestro presupuesto, lo que menos queremos es tener deudas.

Por: Karen Lemus


No hay comentarios:

Publicar un comentario